lunes, 16 de junio de 2008

Los Príncipes de Asturias desconocen el sistema educativo español

Hoy se ha conocido la noticia de que la Infanta Leonor estudiará a partir de septiembre en el Colegio Nuestra Señora de los Rosales de Madrid, que es el mismo al que asistieron su padre y sus tías, las Infantas Elena y Cristina. Todos los medios que publican la noticia destacan, como razones tenidas en cuenta por los sus padres para elegirlo: la cercanía del centro a su lugar de residencia, que siga el modelo educativo español, la posibilidad de estudiar en él hasta el Bachillerato y que sea laico, pero se imparta la asignatura de religión. Está ultima razón, la posibilidad de estudiar religión (se supone que católica) demuestra desconocimiento de los Príncipes del sistema educativo español, porque la Ley Orgánica de Educación, en la Disposición Adicional Segunda dice:
"La enseñanza de la religión católica se ajustará a lo establecido en el Acuerdo sobre Enseñanza y Asuntos Culturales suscrito entre la Santa Sede y el Estado español. A tal fin, y de conformidad con lo que disponga dicho acuerdo, se incluirá la religión católica como área o materia en los niveles educativos que corresponda, que será de oferta obligatoria para los centros y de carácter voluntario para los alumnos"

Es decir, en cualquier centro de enseñanza español (público, concertado o privado) se puede estudiar la religión, aunque un solo alumno la solicitase. Flaco favor hacen los Príncipes a la escuela pública si con su decisión dan a entender que en ella no se respeta el derecho a estudiar la religión.

2 comentarios:

Alejandro dijo...

Después de ver lo muy comentados que están sus artículos me animo yo también a hacer un comentario, no dando mi opinión, porque no tengo ganas de entrar en discusión, sino simplemente exponiendo un hecho. Dice usted que todo centro está obligado a ofertar la asignatura de religión: cierto. Dice usted que si un solo alumno la pidiese se impartía: FALSO. Para formar un grupo de religión católica hace falta un mínimo de 15 alumnos (hablo desde la experiencia en Andalucía, quizás no sea en toda España igual), mientras que para dar clases de, por ejemplo, islam, hace falta que la soliciten 3 alumnos. ¿Esto es igualdad, aconfesionalidad, laicidad, progreso, talante,alianza de civilizaciones,...? Quede usted con Dios.

Alejandro dijo...

P.D.: Que conste que mi comentario anterior está basado en la experiencia en la enseñanza PÚBLICA andaluza. Dicho esto, no sé quién desconoce más el sistema educativo, si el príncipe, usted o los consejeros de la junta de andalucía. Un saludo.