miércoles, 4 de junio de 2008

Luis Fernando, ¿error o intoxicación?

Luis Fernando Pérez Bustamante es un antiguo blogger reconvertido en responsable de Religión en Libertad, la web de contenidos religiosos de Libertad Digital. Es un entusiasta empleado, siempre dispuesto a defender con ardor a su jefe Federico Jiménez Losantos. Como en estos días está en entredicho la labor de ciertos comunicadores de la Cope a raíz de la entrevista publicada en L'Observatore Romano, al columnista y escritor Juan Manuel de Prada, en las que se refería a ellos como anticatólicos y ateos; el señor Bustamante no ha desaprovechado la ocasión de agradecer a sus jefes que le hayan dado un trabajo. Luis Fernando ha salido presto a publicar el envio de una carta de protesta al director del periódico oficioso del Vaticano, por parte del responsable de comunicación de la Cope, Alfonso Nasarre, en la que sale al paso de las declaraciones de De Prada y defiende a sus comunicadores. Lo curioso del asunto, es que tambien se atrevía a publicar un "supuesto" comentario editorial de la Cope, que incidía en la misma línea que la carta.



Pero resulta que dicho comentario no ha salido hoy a antena, como se puede ver en el archivo de comentarios editoriales que hay en la página web de la Cope.


Al ser advertido por mi de que dicho comentario no había salido hoy a las ondas, ha borrado el texto del artículo y ha empezado a censurar los comentarios referidos al tema que yo le enviaba. Todo esto me lleva a plantearme una serie de preguntas: ¿quién filtró dicho comentario a una persona ajena a la cadena?; si el comentario es cierto, ¿cómo es qué no ha salido hoy en antena?, ¿ha sido parado por alguna instancia superior?.


En el día de hoy ha salido en antena el comentario editorial; parece que alguien de dentro de la cadena se "partió el culo" por filtrar con antelación su contenido. Aunque pienso que el receptor de la filtracción se precipitó al publicarlo y luego quiso esconder esa precipitación.

1 comentario:

Embajador en el Infierno dijo...

Interesante esto que cuentas. Claramente ha cundido el pánico en el entorno losantiano, y están empezando a cometer errores de bulto.