viernes, 2 de abril de 2010

La Cope publica una anécdota falsa sobre Juan Pablo II

La Cope se hace eco de una anécdota sobre Juan Pablo II y el Gran Rabino Meir Lau, que es falsa.  El relato es el siguiente:

copejpiilau

El Papa Juan Pablo II, en una sala de audiencias del Vaticano, recibe a una de las más altas autoridades religiosas del judaísmo, Meir Lau, el gran Rabino del Estado de Israel. La formal entrevista se lleva a cabo en un ambiente fraternal que da pie al relato anecdótico.

El religioso judío relata al Sumo Pontífice un hecho acaecido hace muchas décadas en un pueblo del norte de Europa.

Le cuenta que, terminada la Segunda Guerra Mundial, una mujer católica se dirigió al párroco de ese pueblo para hacerle una consulta. Ella y su marido tenían a su cuidado, desde el inicio de la guerra, a un pequeño niño judío que le habían encomendado sus padres poco antes de ser enviados a un campo de concentración.

Los padres del niño, desaparecidos en el trágico infierno de la masacre nazi, habían previsto para él un futuro en la tierras de Israel, soñaban con ello. La mujer se encontraba ante un dilema y pedía al sacerdote católico un consejo. Deseaba hacer realidad los sueños de los padres del niño y, al mismo tiempo, ansiaba quedárselo y bautizarlo.

El párroco le dio una pronta y comprensiva respuesta:

- Tu deber es respetar la voluntad de los padres.

El niño judío fue enviado al entonces naciente Estado de Israel, donde se crió y educó.

La anécdota resulta muy interesante para Karol Wojtyla, pero pasa a ser realmente conmovedora cuando el gran Rabino añade:

- Usted, Eminencia, era ese párroco católico...

Y el niño huérfano…era yo.

Las biografías de Juan Pablo II y Meir Lau son incompatibles con lo narrado en esta historia:

  • Meir Lau estuvo hasta 1945 en el campo de concentración de Buchenwald. Después de que el campo fuese liberado, emigró a Israel con su hermano Naftali en Julio de 1945. Hechos de los que hay constancia fotográfica y han sido narrados por el propio Lau en su autobiografía.
  • Karol Wojtyla no fue ordenador sacerdote hasta 1946, no ejerciendo como párroco hasta 1948.

Incluso hay medios oficiales católicos que han publicado una anécdota similar pero con ligeras variaciones: el niño fue abandonado en 1942 y después de la guerra fue recogido por familiares en Estados Unidos.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Es interesante, porque aquí se puede detectar no sólo una "ficción sentimental", sino además una "fantasía ideológica". La anécdota no es inocente, claro está, y está construida para justificar y hacer simpático el Estado de Israel.

Anónimo dijo...

Más aún: en ese año difícilmente nadie podría querer emigrar "a Israel", puesto que este país no existía antes de 1948. En los años de los que hablamos se lo conocía como "Palestina" a todos los efectos (incluso para los sinoistas se llamaba así).

Ernesto Sanchez dijo...

A mi me parece más bien un comentario pro católico, intencionalmente inventado para producir una cercanía entre judíos y católicos, pero a la final basado en la bondad del papa, ocea su superioridad y todo basado en una mentira, es decir una verdad a medias, el encuentro entre ambos es un hecho cierto.

Gustavo D'Esposito dijo...

Mucho anonimato, a que le temen valientes??

Anónimo dijo...

el sistema de permite opinar como anónimo asi que chito gustavito...

Antonio Fernandez dijo...

A ti desde luego no creo que te tengan miedo, Gustavo
Ni a ti ni a nadie, por lo menos yo
Supongo que no les apetecería darse de alta solo para comentar un articulo.
Ahora te pregunto yo a ti una cosa....¿a que viene ese comentario? ¿ a que debemos temer?